19 de julio de 2017

Dos mundos que se conectan

“La música nació primero”. A los cinco años, subió por primera vez a un escenario, en una peña, y cantó Estelita, de Leo Dan. El tiempo pasó y ese amor por la música se hizo cada vez más intenso. Pero, ella, sabía que en un futuro también quería ser arquitecta.

Y con el tiempo, supo unir esos dos amores y convertirlos en “instrumentos para hacer volar la imaginación y crear, canalizando la armonía y la sensibilidad”.

A Cinth la conocí, por supuesto, sobre un escenario. Y a los meses, escuché su voz en Casa FOA, cuando la Abadía de San Benito se convirtió en la sede más mágica de la muestra.

Y ahí estaba ella: rodeada de ese mundo de proyectos, planos y música, también. Porque empezó cantando en ese contexto y lo hizo un poco suyo.

“Es mi deseo en este momento de mi vida poder acompañar a esta fiesta de la decoración con mi música. El encuentro con Casa FOA fue muy mágico. Durante años, participé con mi negocio de equipamientos Santorini y, en esta oportunidad, me convocaron sin saber que era arquitecta”.

Y si bien, en las últimas ediciones, llenó de música ese ambiente, piensa que algún día podría participar de otro modo: “Me gustaría armar un espacio de la arquitecta cantautora, un ambiente para relajarse, tomar algo y escuchar música en vivo”.

Y qué bueno sería, ¿no? Porque el estilo de Cinth me encanta, su voz genera ambientes cálidos y relajados. Y como la buena música, aviva los sentidos y aporta, siempre, climas especiales.

Por eso, el año pasado la convoqué para las charlas Bootik Especial Casa FOA, ese espacio de encuentro tan lindo con los protagonistas de la muestra, donde charlamos, conocemos sus propuestas, recorremos los espacios intervenidos y escuchamos música en vivo, como el combo perfecto.

Y así, a cielo abierto, disfrutamos de su banda, para después conocer desde adentro esta expo que, año tras año, trae las novedades más frescas del mundo del diseño. 

Un mundo en donde Cinth también se siente cómoda.

“Desde que tengo dos profesiones, estoy más práctica y eficaz en los proyectos de arquitectura. A veces, es difícil poner el punto final al diseño y la música vino a poner orden en ese sentido. Y en varios aspectos de mi vida”.

Tanto me gusta su música que se convirtió en el mejor regalo para papá (uno de sus fans número uno) cuando cumplió años.

Y ahí estuvo ella: cantó, nos emocionó y delineó, una vez más, un lindo proyecto. Esta vez, más allá de la arquitectura y la música.

7 de julio de 2017

Formando recuerdos

Popi me escribió, nos juntamos y tomamos un café, en un lindo lugar.

Llegué a casa, abrí la caja y descubrí mucho más que galletitas decoradas, porque además de una linda frase de Vincent Van Gogh, encontré un regalo especial para Juanita.

Y pensé que –con la ayuda de Popi- podía sorprenderla. Porque me encanta recibirla con una mesa especial, como hacía mamá cuando volvía del cole.

Son esos recuerdos que se vuelven imborrables. El vaso verde con Nesquik, los anillitos de colores (los rosas, mis preferidos) y los scons recién horneados, que hasta hoy me hace.

Y me di cuenta de lo importante que es generar esos recuerdos.

“Mi abuela Lelia nos cuidaba todas las tardes a la salida del colegio y era la cocinera oficial de la casa. Yo era una especie de mini ayudante de cocina. Miraba, preguntaba, y ella me dejaba ser parte del proceso. Era una época donde veíamos recetas por la tele, las anotábamos y después las practicábamos”.

“Cocinar para mí es un acto de amor increíble. Es un encuentro con uno mismo, pero pensando en el otro. Me recuerda a esas tardes de tortas con mi abuela, mate de por medio, charlas y escoba del quince en la cocina de nuestra casa”.

Y ese recuerdo que, hoy, comparte Victoria muestra la historia detrás de su emprendimiento. Ella es Popi y creó Popi Cookies.

“La maternidad me llevó a volver a lo casero, a conectarme con la cocina. Las galletitas que hago fusionan bien lo artesanal y rico con lo divertido y creativo”.

Y es increíble lo que logra. Temáticas súper variadas, lindas y ricas. “Soy bastante ecléctica. Ser psicóloga es un plus para mí. Soy curiosa, me gusta aprender, observar y me gusta meterme en cada mundo”.

El arte, el diseño, la naturaleza, los viajes, los estilos de vida, las culturas, las frases inspiradoras y ¡también la deco! Porque las cookies que hizo especialmente para Oh Sole mío no pueden ser más lindas.

Hoy, su hermana Eugenia la ayuda con su emprendimiento que, como lo hizo su abuela, también la llevó a amar la cocina.

Y es algo que se transmite, que pasa de generación en generación, que permite compartir y formar recuerdos.

Por eso, sus hijitas Olivia (6) y Frida (3) también son parte de este mundo. La más grande quiere ser cocinera, aporta ideas y cocina galletitas para sus amigas. Y la más chiquita, la acompaña siempre de cerca.

Momentos que seguro jamás se van a borrar.

Popi se mete en una nueva historia –esta vez, francesa-, pone Edith Piaf, cocina, decora y se involucra. “Cada trabajo es único, diferente y transmite vivencias distintas”.

“Great things are done by a series of small things brought together”. La frase que encontré al abrir mi caja.

Y en cada caja hay una historia especial. Sólo hay que descubrirla.

* * * 

En Instagram pueden ver más de sus galletitas!

7 de junio de 2017

Un mundo de colores

Conocí la obra de Sofia Auzmendia, hace unos años, en Estilo Pilar. Me acuerdo que uno de sus cuadros me llamó particularmente la atención y frené para sacarle una foto (que nunca más encontré). Al tiempo, ella me escribió, sin conocer esta historia. Y empezamos a charlar vía Instagram. Después, llegó la idea de que participe en una producción que compartí con algunas amigas bloggeras. Pero el destino (o mejor dicho, ¡el correo!) así no lo quiso. Su cuadro llegó desde Mar del Plata días después de esa producción del Día de la Madre
Hoy, su cuadro es parte de mi escritorio y es pura inspiración: acá pueden ver un zoom de esa obra y en Instagram, la foto completa.
La charla siguió virtualmente y, así, la conocí un poquito más.
Les cuento sobre ella.

Empezó a pintar cuando terminó el colegio, no hace tanto. Siempre, le gustaron las manualidades, los colores y la decoración. Empezó probando distintas técnicas y formatos, hasta definir su propio estilo. Un estilo muy marcado, con fuerza y color.

“Hoy, la pintura es mi pasión –dice-. Creé un estilo propio, con sello único en mi ciudad, participando de su movimiento cultural, exponiendo mis obras en diferentes muestras y espacios”.

En poco tiempo, se dio cuenta que el arte le generaba un momento de conexión muy fuerte con ella misma: “Cuando no tengo un pincel en la mano, estoy creando en mi cabeza”.

Y eso es lo que yo llamo pasión. Amor por lo que uno hace. A mí me pasa. ¡Y es tan lindo!

Y Sofía, pudo crear su propio mundo de colores. Donde pone sus trazos, energía, corazón y alma.

Para ella, pintar es comunicar, expresar lo que siente, compartir su visión de lo que la rodea: “Mis obras pueden conmover, alegrar o motivar. Si algo se activa en tu cuerpo al verlas, cumplí mi propósito”.

Un nuevo bastidor está en blanco. Ella piensa miles de maneras de llenarlo, de elegir el motivo, de buscar la paleta perfecta, encontrando un equilibro entre un color y el otro. En su cabeza empieza a girar la idea. Pero ella deja que fluya. El resultado es siempre intenso, pero cálido y femenino a la vez.

Hoy, un rincón de mi escritorio tiene esa linda mezcla.

Ahí trabajo. Ahí, encuentro inspiración, para esta profesión que tanto amo.

¡Feliz día del periodista a mis colegas!

Y ojalá cada uno pueda disfrutar todos los días de su vocación. 

¡Mil gracias Sofi por este regalo tan especial!

2 de junio de 2017

WS #InstaBeauty, ¡ya pueden anotarse!

¡Ya lo podemos anunciar! Con Romi Seligmann, de Kalita Kalita, diseñamos una serie de encuentros bien femeninos para aprender a cuidarnos la piel.

Obvio que ella, como cosmetóloga, es quien da los tips.

Porque yo, confieso, soy de las que usan cremas en la cara cuando la piel lo pide a gritos. Y no es que no me guste. Al contrario, ¡me encanta! Pero, las exigencias de todos los días, las miles de reuniones y las noches escribiendo, me ponen un poco vaga.

Y en realidad, sumando todo eso, ¡lo súper necesito!

Así que, al leer sus #tipcosmetologia, supe que sería una buena idea organizar algo juntas para todas las que, como yo, no encuentran el tiempo ni saben qué productos les conviene usar.

Y de eso se trata este #InstaBeauty workshop: de que cada una pueda distinguir su tipo de piel, para aprender a cuidarla.

Pero, el encuentro es mucho más que eso, es una experiencia: recibirlas en un lindo lugar, con una mesa llena de detalles, música en vivo, tips y muchos regalitos.

Y así pasó nuestro primer encuentro: recibimos a nuestras invitadas con la divina voz de Xime Guerrico y su ukelele, desayunamos cosas ricas de Pisu Pastelería y café Cabrales, nos llenamos de cremas y máscaras de Germaine y cada una se llevó a su casa una leche desmaquillante y una loción tonificante + las nuevas cápsulas de Cabrales, un bolsito multiuso de Pilu D y una divina libreta de Tintha con su lapicera. Y, obvio, ¡todos los consejos de Romi!

Esa mañana el tiempo acompañó: cielo gris y lluvia. El clima ideal para un espacio bien femenino, con un grupo súper cálido: Lore Pedace, Pilu D, Loli Clement, Vero Palazzo, Muni, Mela y mi amiga del alma Ale. ¡Mil gracias chicas!

Así que, ahora, abrimos nuestro WS, para que todas puedan disfrutar de un momento así. ¿No les tienta? Esperamos que sí. Y que puedan acompañarnos en este proyecto que nos regala un espacio para nosotras.

Ya pueden anotarse:
#InstaBeauty WS, by Kalita Kalita + Oh Sole mío
Viernes 30 de junio, a las 10.30

¡Las esperamos!

Y como dijo Romi: “Cuidarse la piel es una rutina diaria”. Y yo agrego: “Y no por eso, tiene que ser aburrida”.

Nosotras nos divertimos muchísimo. Eso sí, las fotos con nuestras caras en blanco, negro y lila, ¡no las compartimos!




24 de mayo de 2017

5 mesas felices para inspirar

Preparar una mesa linda siempre tiene un encanto especial que se suma al placer de recibir en casa o de variar un poco la rutina: elegir la vajilla, pensar en el clima que queremos generar, y buscar esos detalles que le van a dar significado y expresividad a ese espacio de encuentro.

Así como en enero preparamos con Pepita la producción #VeranoOhlalá, esta vez, convoqué a Marina Maiztegui, de Sólo para mí, para armar juntas la produ #MesaFelizOhlala para el aniversario de revista Ohlalá

Son escenas, como puntos de encuentro, con temáticas diferentes, llenas de color, texturas, hallazgos de diseño de distintos viajes, objetos de su tienda deco -como la nueva línea de enlozados- y el aporte natural de Mariana Hogg, de Alalma, tan conectada con la perfección de lo simple.

De todo ese mix se nutrió este capítulo de #InstaOhlalá que, además, sumó el ojo experto de la fotógrafa Dolores Mendilaharzu, para inspirar a través de las imágenes. 

¿El plus original? El menú nació de las acuarelas y el pincel de Marine. ¡Tan real! 

Acá, les comparto las cinco opciones que preparamos y Dolo fotografió, para que se inspiren y armen sus propias mesas felices.

Brunch
 Orgánica y natural
Picada
Domingo
Kids 
Divinas, ¿no? ¡Y qué equipo de lujo!

La produ la armamos un sábado en la casa de Marine: arrancamos tempranito y terminamos con los últimos rayos del sol.

Pasamos un día divino y, como si fuera poco, su marido nos preparó un riquísimo asado, así que nuestro break tuvo cosas ricas, en un almuerzo familiar. 

¡Mil gracias a las tres!

¡Y a la familia de Marine!

Ahora, no hay excusas: ¡a preparar mesas felices! 

© Oh Sole mío Maira Gall.