15 de septiembre de 2017

InstaPrimavera, pura inspiración

Parece que la lluvia acompaña a este equipo y, para mí, nos regala siempre buenos augurios.

Porque la lluvia limpia, purifica, aclara ideas, genera climas especiales y pone en marcha la creatividad.

En InstaNavidad llovió, y mucho. Y eso nos llevó a cambiar el rumbo de nuestra producción y el resultado fue lindísimo.

Y esta vez, pasó lo mismo. Y no pudo ser mejor, porque nuestra idea se potenció, se hizo aún más fuerte con el día gris. Porque las flores aparecieron con más ganas, llenando de color cada espacio de este viejo frigorífico de huevos, que se convirtió en el contexto ideal.


Hoy miro las fotos y cada vez me gustan más: cada escena es única, distinta y teatral, porque cada rincón nos permitió crear y animarnos a más. 

¡Y así nació nuestra InstaPrimavera!

Y si bien me encanta contar cada detalle, esta vez, son las fotos las que narran la historia, las que invitan a llenarse los ojos de escenarios únicos, donde las flores son protagonistas: una catarata de colores que cae por la baranda de una escalera de hormigón, unas donas tentadoras rodeadas de verde, un monta carga como exhibidor de ropa (con la adrenalina de generar esa foto) y unas sillas antiguas como detalles para escenas súper teatrales.

Esas son sólo algunas de las situaciones que preparamos, pero hay mucho más: porque en cada rincón nació una idea, porque el lugar nos inspiró para crear sin límites. 

Y en esta InstaPrimavera, además, tenemos que agradecer muchísimo a los que confiaron en nosotros.

A Angie de Tienda de las Flores que nos permitió volar con la imaginación con las flores que aportó para esta producción.

A Maru Lozano y Sofitel Cardales, que nos abrieron las puertas de este increíble hotel para nuestra reunión de producción donde, además de comer riquísimo, ultimamos detalles de nuestra instaprimavera.  ¡Miren acá el videito!

A Fujifilm que nos permitió divertirnos sacando fotos instantáneas, en plena producción, con las nuevas Instax Mini 9 (súper primaverales), que van a lanzar en unos días. Y también la posibilidad de sortear una camarita para ustedes en nuestra cuenta compartida. 

A Belu Saraví, que nos maquilló con mucha paciencia. Y a Sucreries que nos mandó cosas ricas para el día de la produ. Al mediodía, ¡hicimos picnic en medio del caos!

Y a Chacra y Seven Drones que, detrás de la cámara, siguieron paso a paso nuestra producción. No dejen de ver el lindísimo video del back, donde muestra lo bien que lo pasamos.

Y es que fue un día increíble: desde el escenario y la lluvia que le dio un nuevo sentido a la producción hasta las flores que llenaron de vida cada rincón. 

No se pierdan la produ completa en Facebook y en nuestras cuentas:


¡Gracias por acompañarnos en esta nueva aventura!
Ya estamos pensando en lo que viene…
Este equipo no para.

¡Feliz de ser parte!

* Las fotos divinas son de Nina.

23 de agosto de 2017

Noche de tips, aromas y sabores

Generar una experiencia para los sentidos fue el leit motiv de esta nueva clase de cocina de Ultracomb con Cris, de Cocinar en casa.

Después de varios encuentros de día, esta vez nos animamos a ir por más y apostamos a una clase distinta, que se convirtió en el plan ideal para una noche de invierno con frío y lluvia.

Puertas adentro, el clima era otro. Velitas por todos lados, música linda, ricos aromas y sabores, y mucha buena onda.

Porque en Editorial Olivia (¡divino espacio!) todo se planeó para el disfrute: nuestros invitados cocinaron en equipo, charlaron, comieron rico, se llevaron los mejores tips de cocina -¡y aportaron los suyos!- y pasaron un momento relajado, en una noche muy especial. Casi mágica.

Hubo picada de bienvenida preparada por Cris, degustación de vinos de la Bodega Iaccarini, recetas de finger food y hasta música en vivo, con la divina voz de Belu Méndez Collado y los acordes del genio de Renzo Baltuzzi, que generaron momentos lindísimos. 

Por mi lado, armé una deco súper cálida, pensada también para el disfrute total, con velas aromáticas en copitas antiguas, lindas texturas, platos y vasos de otros tiempos (todos distintos, para ir descubriéndolos de a poco), flores blancas y algunos toques de verde, como ítems infaltables para generar una experiencia completa.

Y esos rinconcitos se llenaron de calidez con el aporte de emprendedoras que crean con alma y dedicación, como las velas preparadas especialmente para la ocasión y la vajilla para morir de amor de Felizza Anunciatta, las servilletas más delicadas con un bordado sutil de Nana mía (que también hizo los delantales), los servilleteros de macramé más cancheros de Blue Flamingo y los arreglos de flores de Gabriela Morelli.

A esos detalles divinos, se sumaron las tablas de mármol de Vetas y Objetos, los recetarios siempre lindos de Printagram (que, además, llegó tempranito y me dio una mano inmensa), las bolsas de regalos intervenidas por Agus Patrón Uriburu y las barras, banquetas y mesa hecha con tablón y barriles de Cómodo Alquileres, donde Cris preparó sus recetas.

¡Todo divino, para crear efectos especiales en la ambientación! 

GRACIAS por este encuentro tan lindo, que superó nuestras expectativas: a las marcas que nos acompañaron con mucha dedicación (corriendo con los tiempos), a Adrián de Editorial Olivia que abrió las puertas de su espacio con tanta calidez, a los invitados que participaron con mucha onda, a Cris (mi compañero de aventuras) que está detrás de cada detalle y, en especial, a Ultracomb (con Belu y Lali a la cabeza) que dan la posibilidad de generar estos encuentros únicos.

Para mí, es un placer ser parte de esta propuesta que regala mucho más que ricos aromas y sabores. Porque son momentos de encuentro, para acercarnos, traspasar las pantallas, conocernos un poquito más, compartir, reír, aprender y siempre ir por más.

Por eso, estoy feliz. Porque, además de hacer lo que amo, comparto el trabajo con un equipo súper generoso, que no tiene límites para crear.

Y en eso estamos: pensando nuevos proyectos. En plena catarata de ideas que, poco a poco, van tomando forma.

Y si bien ya les contaremos más, tengo un secretito para compartir (que también me da mucha felicidad): con Yelmo nos estamos preparando para sorprender a las mujeres con un ciclo de encuentros muy especiales y bien femeninos.

Mientras tanto, los invito a pasar por Facebook para ver imágenes de la clase de cocina de Ultracomb. Y, en Instagram, las encuentran con el hashtag #cocinaconultracomb

¡No se las pierdan!

Las fotos divinas son de Marcelo Bertuol, diseñador de Editorial Olivia, que logró captar los momentos más mágicos de este encuentro.  

La foto de portada la saqué el día anterior al evento con algunos detalles que sumé a la mesa, que se iluminó con los objetos más lindos.


19 de julio de 2017

Dos mundos que se conectan

“La música nació primero”. A los cinco años, subió por primera vez a un escenario, en una peña, y cantó Estelita, de Leo Dan. El tiempo pasó y ese amor por la música se hizo cada vez más intenso. Pero, ella, sabía que en un futuro también quería ser arquitecta.

Y con el tiempo, supo unir esos dos amores y convertirlos en “instrumentos para hacer volar la imaginación y crear, canalizando la armonía y la sensibilidad”.

A Cinth la conocí, por supuesto, sobre un escenario. Y a los meses, escuché su voz en Casa FOA, cuando la Abadía de San Benito se convirtió en la sede más mágica de la muestra.

Y ahí estaba ella: rodeada de ese mundo de proyectos, planos y música, también. Porque empezó cantando en ese contexto y lo hizo un poco suyo.

“Es mi deseo en este momento de mi vida poder acompañar a esta fiesta de la decoración con mi música. El encuentro con Casa FOA fue muy mágico. Durante años, participé con mi negocio de equipamientos Santorini y, en esta oportunidad, me convocaron sin saber que era arquitecta”.

Y si bien, en las últimas ediciones, llenó de música ese ambiente, piensa que algún día podría participar de otro modo: “Me gustaría armar un espacio de la arquitecta cantautora, un ambiente para relajarse, tomar algo y escuchar música en vivo”.

Y qué bueno sería, ¿no? Porque el estilo de Cinth me encanta, su voz genera ambientes cálidos y relajados. Y como la buena música, aviva los sentidos y aporta, siempre, climas especiales.

Por eso, el año pasado la convoqué para las charlas Bootik Especial Casa FOA, ese espacio de encuentro tan lindo con los protagonistas de la muestra, donde charlamos, conocemos sus propuestas, recorremos los espacios intervenidos y escuchamos música en vivo, como el combo perfecto.

Y así, a cielo abierto, disfrutamos de su banda, para después conocer desde adentro esta expo que, año tras año, trae las novedades más frescas del mundo del diseño. 

Un mundo en donde Cinth también se siente cómoda.

“Desde que tengo dos profesiones, estoy más práctica y eficaz en los proyectos de arquitectura. A veces, es difícil poner el punto final al diseño y la música vino a poner orden en ese sentido. Y en varios aspectos de mi vida”.

Tanto me gusta su música que se convirtió en el mejor regalo para papá (uno de sus fans número uno) cuando cumplió años.

Y ahí estuvo ella: cantó, nos emocionó y delineó, una vez más, un lindo proyecto. Esta vez, más allá de la arquitectura y la música.

7 de julio de 2017

Formando recuerdos

Popi me escribió, nos juntamos y tomamos un café, en un lindo lugar.

Llegué a casa, abrí la caja y descubrí mucho más que galletitas decoradas, porque además de una linda frase de Vincent Van Gogh, encontré un regalo especial para Juanita.

Y pensé que –con la ayuda de Popi- podía sorprenderla. Porque me encanta recibirla con una mesa especial, como hacía mamá cuando volvía del cole.

Son esos recuerdos que se vuelven imborrables. El vaso verde con Nesquik, los anillitos de colores (los rosas, mis preferidos) y los scons recién horneados, que hasta hoy me hace.

Y me di cuenta de lo importante que es generar esos recuerdos.

“Mi abuela Lelia nos cuidaba todas las tardes a la salida del colegio y era la cocinera oficial de la casa. Yo era una especie de mini ayudante de cocina. Miraba, preguntaba, y ella me dejaba ser parte del proceso. Era una época donde veíamos recetas por la tele, las anotábamos y después las practicábamos”.

“Cocinar para mí es un acto de amor increíble. Es un encuentro con uno mismo, pero pensando en el otro. Me recuerda a esas tardes de tortas con mi abuela, mate de por medio, charlas y escoba del quince en la cocina de nuestra casa”.

Y ese recuerdo que, hoy, comparte Victoria muestra la historia detrás de su emprendimiento. Ella es Popi y creó Popi Cookies.

“La maternidad me llevó a volver a lo casero, a conectarme con la cocina. Las galletitas que hago fusionan bien lo artesanal y rico con lo divertido y creativo”.

Y es increíble lo que logra. Temáticas súper variadas, lindas y ricas. “Soy bastante ecléctica. Ser psicóloga es un plus para mí. Soy curiosa, me gusta aprender, observar y me gusta meterme en cada mundo”.

El arte, el diseño, la naturaleza, los viajes, los estilos de vida, las culturas, las frases inspiradoras y ¡también la deco! Porque las cookies que hizo especialmente para Oh Sole mío no pueden ser más lindas.

Hoy, su hermana Eugenia la ayuda con su emprendimiento que, como lo hizo su abuela, también la llevó a amar la cocina.

Y es algo que se transmite, que pasa de generación en generación, que permite compartir y formar recuerdos.

Por eso, sus hijitas Olivia (6) y Frida (3) también son parte de este mundo. La más grande quiere ser cocinera, aporta ideas y cocina galletitas para sus amigas. Y la más chiquita, la acompaña siempre de cerca.

Momentos que seguro jamás se van a borrar.

Popi se mete en una nueva historia –esta vez, francesa-, pone Edith Piaf, cocina, decora y se involucra. “Cada trabajo es único, diferente y transmite vivencias distintas”.

“Great things are done by a series of small things brought together”. La frase que encontré al abrir mi caja.

Y en cada caja hay una historia especial. Sólo hay que descubrirla.

* * * 

En Instagram pueden ver más de sus galletitas!

7 de junio de 2017

Un mundo de colores

Conocí la obra de Sofia Auzmendia, hace unos años, en Estilo Pilar. Me acuerdo que uno de sus cuadros me llamó particularmente la atención y frené para sacarle una foto (que nunca más encontré). Al tiempo, ella me escribió, sin conocer esta historia. Y empezamos a charlar vía Instagram. Después, llegó la idea de que participe en una producción que compartí con algunas amigas bloggeras. Pero el destino (o mejor dicho, ¡el correo!) así no lo quiso. Su cuadro llegó desde Mar del Plata días después de esa producción del Día de la Madre
Hoy, su cuadro es parte de mi escritorio y es pura inspiración: acá pueden ver un zoom de esa obra y en Instagram, la foto completa.
La charla siguió virtualmente y, así, la conocí un poquito más.
Les cuento sobre ella.

Empezó a pintar cuando terminó el colegio, no hace tanto. Siempre, le gustaron las manualidades, los colores y la decoración. Empezó probando distintas técnicas y formatos, hasta definir su propio estilo. Un estilo muy marcado, con fuerza y color.

“Hoy, la pintura es mi pasión –dice-. Creé un estilo propio, con sello único en mi ciudad, participando de su movimiento cultural, exponiendo mis obras en diferentes muestras y espacios”.

En poco tiempo, se dio cuenta que el arte le generaba un momento de conexión muy fuerte con ella misma: “Cuando no tengo un pincel en la mano, estoy creando en mi cabeza”.

Y eso es lo que yo llamo pasión. Amor por lo que uno hace. A mí me pasa. ¡Y es tan lindo!

Y Sofía, pudo crear su propio mundo de colores. Donde pone sus trazos, energía, corazón y alma.

Para ella, pintar es comunicar, expresar lo que siente, compartir su visión de lo que la rodea: “Mis obras pueden conmover, alegrar o motivar. Si algo se activa en tu cuerpo al verlas, cumplí mi propósito”.

Un nuevo bastidor está en blanco. Ella piensa miles de maneras de llenarlo, de elegir el motivo, de buscar la paleta perfecta, encontrando un equilibro entre un color y el otro. En su cabeza empieza a girar la idea. Pero ella deja que fluya. El resultado es siempre intenso, pero cálido y femenino a la vez.

Hoy, un rincón de mi escritorio tiene esa linda mezcla.

Ahí trabajo. Ahí, encuentro inspiración, para esta profesión que tanto amo.

¡Feliz día del periodista a mis colegas!

Y ojalá cada uno pueda disfrutar todos los días de su vocación. 

¡Mil gracias Sofi por este regalo tan especial!
© Oh Sole mío Maira Gall.