6 de enero de 2016

Experiencia Eberto

Y sí, el año que pasó me dejó nuevos y lindos proyectos. Eberto es uno de ellos. Una idea que surgió en un almuerzo y que se concretó sin muchas vueltas. Un proyecto que tiene potencial.
Fue amor a primera vista. Una casona de 1890 con su almacén de ramos generales intacto para vivir una experiencia diferente. Si van, me van a entender.
Es en el pueblo rural de Duggan, a 18 km. de San Antonio de Areco, un lugar divino para pasarla bien, para disfrutar de un entorno único. 
Platos exquisitos, arte, música en vivo y cositas lindas para llevarse a casa.

¡Vale la pena!

2 comentarios:

© Oh Sole mío Maira Gall.