16 de agosto de 2016

Arte en la mesa

Este Día del Niño me propuse hacer algo especial. Sorprender a Juanita con una mesa llena de detalles y un rincón creativo para pasar un lindo momento en familia.

No hace falta hacer grandes cambios en la casa ni salir corriendo a buscar cositas de deco para ambientar. La idea, justamente, es armar una mesa feliz (como dice Marina de Sólo para mí) y organizar actividades que ellos amen hacer.

Juanita es fanática de las manualidades: le encanta dibujar, pintar y crear con sus manos (¡y no saben lo bien que lo hace!). Entonces, la temática fue fácil de elegir.

Pero como siempre es lindo sumar voluntades, llamé a una genia de la pastelería que, como gran artista, creó una mesa dulce en colores pastel para enamorarse.

Ella es Caro Baibiene, tan divina y cálida como sus creaciones. Obviamente, vale la trampita de sumar su arte a la mesa para sorprender a los más chiquitos de la familia con la temática que a ellos más les guste.

Nos juntamos en Le Blé Belgrano (Ciudad de la Paz 2701) que, además de preparar exquisiteces, tiene una ambientación divina, como la que nosotras buscábamos.

En la mesa principal, cosas riquísimas de Caro + botellitas de vidrio divinas y las más lindas pajitas de Sorbetes de Papel, que Flor me mandó de Rosario, especialmente para la producción.   

Al lado, una mesita con ideas para actividades: desde dibujar con mini lápices de colores y pintar con pinceles (a los que les pinté el mango con los colores de la ambientación) hasta crear formas con masa hecha en casa.

Los invito a recorrer la galería de Facebook con todas las fotos de la producción para que puedan inspirarse. ¡Se van a enamorar!

Pero antes de despedirme, les paso la receta para hacer la mejor masa casera y no tóxica, que me enseñó mi amiga Gaby, de Bretaña.

¡Tomen nota!

1 taza de agua
1 cucharada de aceite vegetal
½ taza de sal
1 cucharada de crema tártara
Colorante para alimentos
1 taza de harina

Mezclar en una cacerola, agua, aceite, sal, crema tártara y colorante hasta que esté caliente. Retirar del fuego, agregar la harina y revolver. Amasar hasta que quede bien suave (de verdad, queda ¡muy suave!). La pueden guardar en un recipiente hermético o en una de esas bolsitas para freezer y dura hasta 6 meses.

Espero que los chiquitos de cada familia pasen un muy feliz Día del Niño. Aprovechen para mimarlos mucho y disfruten del mejor regalo: ¡tiempo juntos!


2 comentarios:

© Oh Sole mío Maira Gall.