2 de septiembre de 2016

Broome experience

Desde hace tiempo quería conocer Broome. Tenía muchas ganas, principalmente, porque es el nuevo emprendimiento de las divinas hermanas Amores Fonrouge.

Primero conocí a Agus. Hace ya mucho tiempo. Creo que fue en Casa FOA, cuando ella tenía la agencia de comunicación Públicas PR con Vale Magnaldi.

Desde siempre, tuvimos buenísima onda. Ella es de esas personas que, además de trabajar súper bien y de organizar lindísimos eventos, siempre te recibe con un abrazo y una mega sonrisa. Al tiempo, conocí a Guada y confirmé que la buena onda es de familia.

Entonces sabía que Broome me iba a encantar, porque además de la experiencia, ellas le ponen mucha pasión a lo que hacen. ¿Pero saben qué? ¡Superó mis expectativas! El ambiente es divino, la atención súper cálida y la comida riquísima.

Esta vez, fuimos un domingo en familia. Nos recibieron con un trago riquísimo y, después, probamos los platos exquisitos del chef Iván Vera y su equipo: croquetas de papa y de espinaca,  langostinos apanados, salmón y milanesas con puré que no podían ser más ricas (aclaro: Juanita pidió langostinos y yo, ¡milanesas!). Para terminar, un mini rogel, cafecito y la visita de Iván a la mesa, que nos pareció un detalle divino.

Bueno, “para terminar” es una forma de decir, porque el almuerzo se extendió unas cuantas horitas más. Al café se sumaron las genias de María Martha de Con Sabor a Hogar y Marina de Printagram y, de ese encuentro, salieron re lindas ideas.

Marina se sumó con su arte a los workshops verdes que estamos organizamos con María y nos preparó unas tarjetas lindísimas, especialmente diseñadas para los talleres. De paso, les recuerdo que el jueves 8 de septiembre, a las 10.30, es el nuevo encuentro. Para más info: Próximo workshop: ¡cuadros verdes!

Ese día descubrí que la zona sur está plagada de gente talentosa y, sobre todo, buena onda.

Antes de irnos, aproveché para chusmear el rincón de deco que tiene cosas divinas para llevarse a casa y el patio súper cálido que me dijeron que a la noche, con las lucecitas prendidas, es un amor. 

Conocer Broome de noche, ¡otra excusa para volver!

Si quieren ver fotos, pasen por Facebook (debo confesar que cuando llegaron los platos principales, eran tan tentadores, que me olvidé de sacarles fotos!).

Y acá, comparto una nota que también me sacó una sonrisa. Buscando en Internet los datos de Broome (Alem 901, Banfield), encontré este ping pong de Moda Bit que le hicieron a Agus hace unos años. ¡Y a mí también! Así que, si tienen ganas de conocernos un poquito más, los invito a leer estas dos mini entrevistas.


¡Gracias chicas por tan linda invitación!
Al resto, no dejen de conocer Broome.

Se los súper recomiendo. 

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Oh Sole mío Maira Gall.