7 de octubre de 2016

Receta heredada by Ale Donlon, ¡qué linda historia detrás!

¡Qué foto más divina! Porque, además de una linda composición, tiene detrás detalles, recuerdos y mucha dedicación. No puedo estar más agradecida... 

Hace un tiempito, escribí un post sobre la amistad de todos los tiempos y entre esas amigas virtuales que me regaló el blog está Ale Donlon.

La conocí cuando Sole Diorio, de Me compré un buda, le pasó la posta del Ping Pong Deco y empezamos un lindísimo ida y vuelta de mensajes virtuales hasta que una tarde nos encontramos en Möoi, ¡y qué bien la pasamos!

Tomamos el té, hablamos sin parar, nos reímos también, y nos dimos cuenta de que tenemos muchas cosas en común. ¡Cómo si nos conociéramos de toda la vida!

Así que, para mí, es un enorme placer que hoy vuelva a ser parte de Oh Sole mío en esta sección que nació hace unos meses con una receta que Nico Colli heredó de su papá. 

Y me encanta, porque estas #recetasheredadas siempre guardan una historia muy especial: un recuerdo, un aroma, un lugar, una persona querida. Y la de Ale es realmente ¡divina! 

Y para compartirla en Oh Sole mío, cocinó y escribió en un domingo gris y lluvioso (¡como el día de hoy!). Y, sin dudas, la inspiró. Así que, para no poner palabras extras en su relato, copio y pego su historia en primera persona: 

“La receta de este postre tibio de pan y membrillo va de generación en generación en casa de los Benito, la familia de mi madre. 
Llegó con mis bisabuelos, inmigrantes españoles, que huyeron de la guerra para echar raíces en la pampa argentina.
Mis bisabuelos pasaron la receta a mi abuela, mi abuela a mi madre y de mi madre llegó a mis manos.  
Este postre siempre se sirvió, desconozco los motivos, para el momento de la cena, pero nunca en el almuerzo. ¿Tradiciones? ¿Costumbres? 
La realidad es que nunca supe porqué, pero era típico verlo a la mesa en las frías noches de invierno. 
Y aunque la primavera ya llegó y al invierno le está costando irse, pensé que era una buena idea prepararlo como despedida hasta el próximo invierno. 
Es rápido de hacer, rico y tiene la nobleza de los sabores simples"

¡Tomen nota!
Postre tibio de pan y membrillo 

400 grs. de pan del día anterior
25 grs. de manteca
100 grs. de azúcar
2 huevos
1 1/2 de leche
Ralladura de 1 limón
Ralladura de 1 naranja
200 grs. de dulce de membrillo
1 copita de vino dulce
Crema chantilly o helado para acompañar

Cortar el dulce y colocarlo en una olla junto con el vino dulce. Llevarlo al fuego hasta que se ablande. Pisarlo con un pisapuré hasta formar una pasta. Dejarlo enfriar.
Sacar al pan del día anterior toda la corteza y cortarlo en rebanadas de 1 cm de espesor. Untar cada rebanada de pan con manteca y encima el dulce de membrillo.
Acomodar todas las rebanadas untadas en una fuente para horno y  colocar por encima una capa de rebanadas de pan untadas con manteca, formando sandwiches.
En un bowl  batir los huevos con el azúcar, perfumar con las 2 ralladuras de frutas y agregar la leche. Esparcir todo esto sobre las rebanadas de pan y dejarlo reposar al menos 2 horas para que el pan absorba todo el líquido.
Encender el horno a 180º C.
Llevar al horno por 30´ -40´ hasta que se note que el huevo se cocinó y la preparación está dorada.
Servir tibio con crema batida a punto chantilly o helado.
Nota: el dulce de membrillo puede reemplazarse por mermelada de frutas rojas o dulce de leche.


Qué lindo combo, ¿no? Una receta que viaja a través del tiempo, que pasa de generación en generación, que hoy Ale la comparte, y que además es fácil y riquísima.  

Los invito a pasar por Facebook, para que puedan ver el paso a paso de esta rica preparación en imágenes. La foto que elegí como portada, no puede ser más linda: morí con esos recuerdos en blanco y negro, y esa receta escrita a mano que no esconde el paso del tiempo. Ale es una persona muy dulce... ¡y sus creaciones también! No se pierdan su blog Alma Calma, que hay mucho, mucho más. Y acá, su respuestas del Ping Pong Deco de Oh Sole mío, cuando empezó esta amistad virtual, que ya traspasó la pantalla. 

¡Gracias Ale! 

Si quieren ver otras #recetasheredadas, pasen por acá:
Ana Cuenca: Carbonada  


2 comentarios:

  1. Que ricooooo! Amo el queso, el dulce de membrillo y el pan. Me hace acordar a los sandwiches de queso y dulce que comía mi ex marido! Me parecían insólitos, pero este budín de pan me parece lo masssss!

    ResponderEliminar
  2. Sole, que lindo todo lo que escribiste!!! Coincido con vos en que sos una de esas personas que me regalo el mundo virtual que estoy feliz de haber conocido!!!!! Gracias por invitarme a ser parte de esta sección de por más inspiradora!!!! Beso grande!!!!

    ResponderEliminar

© Oh Sole mío Maira Gall.